viernes, 23 de marzo de 2018

LA PARABOLA DEL PASTOR


EL BURJ KHALIFA AT NIGHT

DURANTE AÑOS LA PARABOLA DEL PASTOR, QUE ABANDONA A TODO SU REBAÑO PARA IR EN BUSCA DE SU OVEJA PERDIDA, ME PARECIA SIN SENTIDO E ILOGICA.

HASTA HOY EN LA MAÑANA QUE TUVE UNA GESTALT ESPIRITUAL, PASEANDO AL PERRO, LA PRESENCIA DE ESTE ULTIMO HIZO QUE NO FUESE UNA EPIFANIA.

TIENE QUE SER ASI

EN LA DIMENSION ESPIRITUAL DEL AMOR DE DIOS ( QUE NO ES HUMANA NEWTONIANA  CUANTITATIVA ) 1 ALMA ES TAN VALIOSA COMO MILES, ESA ES LA VERDADERA EXPRESION DEL AMOR REINFINITO DE DIOSITO. TODAS LAS ALMAS SON IGUALMENTE IMPORTANTE, NO, NO Y NO PODRA EXISTIR MEJORES O MAS IMPORTANTES.

EL DESTINO VELARA POR TODOS Y CADA UNO DE NOSOTROS.


EN LOS TEMPOS DE CADA UNO EN SU LUGAR DE ACUERDO CON LAS LEYES TAONADAS ESTOCASTICAS.

SANCHEZKY

viernes, 27 de octubre de 2017

LA MUERTE COMO MAESTRA DE VIDA





“La muerte es maestra de vida: como vivas, así morirás”

Frank Ostaseski, acompaña a personas enfermas en su trance de muerte


Tengo 66 años. Nací en Nueva York y vivo en California. Soy maestro de meditación zen, dedicado a los cuidados paliativos desde hace 35 años. Estoy casado y tengo cuatro hijos y una nieta. ¿ Política? Confío en el ser humano. Soy budista.


¿A cuántos moribundos ha ayudado en su muerte?


A más de un millar en estos últimos 35 años.


¿Es una vocación?


Yo tenía 17 años y mi madre falleció. Un par de años después, murió mi padre. De enfermedad. Lo pasé muy mal, pero aquel dolor se convirtió en un regalo.


¿Qué regalo?


Quise acercarme a la muerte, ayudar al que muere. Y lo hice, y sigo haciéndolo, y esto me depara la plenitud en la que vivo.


Muerte y plenitud... Contradictorio.


Es lo más congruente del mundo. ¡La muerte es maestra! Nada enseña más que la muerte. Los enfermos terminales a los que acompañé me enseñaron cómo ayudar a otros.


¿Cómo se acercó a los enfermos?


Con el corazón, con presencia, escucha, afecto. A mis veintipocos años descubrí el budismo zen y la meditación... Y sentí que aquello podía ser útil para ayudar.


¿Qué aprendió del budismo zen?


La compasión: todos sentimos el deseo profundo de liberarnos del sufrimiento, y todos podemos escucharlo y aprovecharlo para no convertirnos en sus víctimas.


La morfina también ayuda.


Contra el dolor físico. Pero... ¿y contra el sufrimiento psíquico, emocional, espiritual?


¿Cuál es el consejo de oro?


Lo imparto a médicos: “Si acompañas a un moribundo, no hables tú: ¡escúchale a él! Y cuando sientas que conviene, tócale”.


Cuénteme una muerte vivida.


Rick, enfermo ya terminal de sida, padeció una hemiplejia días antes. A Steven, otro enfermo terminal que yo cuidaba, le propuse: “¿Vamos juntos a despedirle?”. Fuimos a la habitación de Rick, y lo que vi entonces fue...

(...)


... Yo me quedé en un rincón. Steven y Rick se miraban, sin decirse nada. Se miraban a los ojos, así durante veinte minutos largos...


Se emociona...


...entonces...Rick asintió levemente con la cabeza. Steven dijo: “Fue hermoso”. Y nos despedimos. Rick murió aquella noche. Steven murió pocos días después, con serenidad: lo entendió todo en los ojos de Rick.


¿Qué hay que entender, Frank?


Que dejar tu vida aparcada y querer recuperarla en el último momento ¡es ridículo! La muerte te sugiere cómo vivir una vida plena.


¿Cómo es una vida plena?


Respóndete tú mismo: imagínate en tu lecho de muerte: ¿qué querrás en ese instante? ¿Que haya un Porsche en tu garaje, quizá?


Nunca está de más.


No, créeme: ¡querrás sentir que eres amado y que has amado bien! Dos preguntas vendrán: ¿soy amado?,¿he amado bien?


Le creo.


La muerte es maestra y enseña esto, hazle caso desde ahora mismo: ¡cultiva el amor!


¿Qué más me enseña la muerte?


Que todo es cambio, que todo muta incesantemente: ¡si te resistes al cambio, sufrirás!


El mayor cambio, está claro, es morirse.


Por eso batallar contra la realidad...es perder siempre. ¡La realidad siempre gana!


Qué putada, ¿no?


No. ¿Por qué te gusta más una flor de cerezo que una de plástico? ¡Porque es fugaz! La belleza es perecedera. Si fuésemos inmortales, la vida perdería mucha parte de gracia. Por eso la muerte hace preciosa a la vida.


Buen intento.


La muerte te envía cinco invitaciones para vivir plenamente, para bien vivir. ¿Aceptas?


¿A ver?


La primera invitación: “No esperes”. ¡Preséntate ya en tu propia vida! La segunda: “Acepta todo, no rechaces nada”. No significa que todo te guste, sólo que lo confrontes todo, que no rehúyas nada, míralo todo de frente, cara a cara, apréstate a descubrir lo que llegue, sea lo que sea, a asombrarte.


Tercera.


“Pon todo tu ser en la experiencia”. Atendí a un amigo enfermo de sida, sin movilidad, sin habla, con diarreas: le llevaba del retrete a la bañera todo el rato. Esa madrugada yo estaba agotado... Y entonces noté que quería susurrarme algo. Me acerqué a él, y me dijo: “Te estás esforzando demasiado”.


Toma.


La pesadilla se disipó. Yo había querido ser el fuerte, el Superman, y rompí a llorar a su lado, en el váter. ¡Entonces sí estuvimos de verdad juntos, de corazón a corazón, como él me necesitaba! Ahí empecé a ser útil.


Quedan dos invitaciones...


“Busca un lugar de reposo en medio de la agitación”. Una anciana moribunda, sentada al borde la cama, sentía asfixia, estaba muy angustiada, y muy arisca. “¿Tiene frío?”, preguntaba la enfermera, solícita. “¿Frío? ¡Estoy casi muerta!”, replicaba ella, cabreadísima. Le pedí que se fijase en ese momentito al final de cada exhalación de aire. Lo hizo. Se apaciguó. El miedo desapareció de su rostro. Había hallado un lugar de reposo. Veinte minutos después, moría, sosegada.


¿Y la quinta?


“Cultiva el no saber”. ¡No es ignorancia! Ignorancia es empecinarte en un saber erróneo. Pero el no saber consiste en abrirte a explorar, en abrir tu mente al asombro. ¡Hazlo! ¡Ya! Así como vivas, así morirás.

Entrevista "choreada" de la excelente seccion La Contra del diario español La Vanguardia.

Taoly

Sanchezky




martes, 1 de agosto de 2017

NO ESCRIBAIS




No escribáis en piedra ni en madera
Que fui bueno o que fui honesto
Más bien escribid en el humo que se lleva el viento,
Cinco palabras que podrían
Llenar más de un libro;
Vivió, se rio y comprendió.

Don Blanding, Mi Epitafio.

lunes, 17 de julio de 2017

LA VERDAD


Paradojicamente en estos tiempos modernos, con la gran gran multitud de medios resulta quizas mas dificil responder a esta simple pregunta:

¿Es esto verdad?

Con el deandar de los años, una cosa me he dado cuenta de avizorar algo que tenga una faceta de verdad. Si dos instancias, por muy disimiles que sean ( Si es mas mejor!!) sustentan un punto en comun, es muy probable que estemos delante de una faceta de la verdad.

Tal es el caso que planteo hoy, En que se asemejan el gran Dipper de Gravity Falls y las enseñanzas del maestro Kumar Parvathi?? Estan ambos mostrandonos la VERDAD??

En los tempos del Apocalipsis en 9/8!!

Sanchezky

viernes, 30 de junio de 2017

KARMA YOGA






Al contrario de lo que su nombre pudiera indicar el Karma Yoga es una poderosa herramienta para evitar el generar karma, contrasta con la vision en Occidente del porque hacemos las cosas ( para ser buenitos, cosa cuchi y ridicula ). Lo conoci por primera vez de boca de Koop en el relato El Tonto, ( reseñado aqui: http://sfaxx.blogspot.com/2010/10/el-tonto-por-sheldon-koop.html ) sin embargo algun tiempo despues lo encontre maravillado de boca del gran Joseph Campbell que es el que traigo aqui hoy.

El cuarto y principal tipo de yoga expuesto en el Bhagavad Gita es conocido como yoga de acción, karma yoga, que aparece al principio de la famosa obra: el campo de batalla al principio de la legendaria Gran Guerra de los hijos de la India (Mahabharata), al final de la era caballeresca védico-aria, cuando la aristocracia feudal de la tierra se autoexterminó en un baño de sangre de mutuas matanzas. Al principio de la portentosa escena, el joven príncipe Arjuna, que está a punto de iniciar lo que sería la más importante acción de su vida, pide al conductor de su carro de guerra, el joven dios Krishna, su glorioso amigo, que le conduzca entre los dos ejércitos enfrentados, desde donde miraría a derecha y a izquierda, reconociendo en ambos ejércitos a muchos familiares y amigos, nobles camaradas y virtuosos héroes, dejando caer su arco y, lleno de piedad y preocupación, diría al dios, su conductor:

"Mis miembros se debilitan, tengo la boca seca y los pelos de punta. Es preferible que muera aquí mismo antes que iniciar esta batalla. Si no mataría para gobernar el universo,¿Porque qué debería hacerlo para gobernar esta tierra? A lo que el Joven dios replicaría con las siguientes y lacerantes palabras:

"¿De dónde sale esta innoble cobardía?".

Y con ellas empezaría la gran enseñanza:

“Para los que han nacido, la muerte es segura; para el que ha muerto, el nacimiento es seguro: no elijas por lo inevitable.

Como noble cuyo deber es proteger la ley, al rechazar luchar en esta guerra justa perderás tanto la virtud como el honor. Tu verdadera preocupación sólo debe ser la acción del deber, no los frutos de la acción.

Arroja de ti todo deseo y miedo por los frutos y lleva a cabo lo que es tu deber.”


Tras estas severas palabras, el dios desveló los ojos de Arjuna, y el joven pudo contemplar a su amigo transfigurado, con el resplandor de mil soles, múltiples rostros y ojos relampagueantes, muchos brazos sosteniendo diversas armas, muchas cabezas y bocas con brillantes colmillos. Y esas dos grandes multitudes que se apiñaban a ambos lados caían volando en el interior de las bocas llameantes, estrellándose contra los terribles dientes, pereciendo; y el monstruo se lamía todos los labios.

"¡ Dios mío ! ¿Quién eres tú?", gritó Arjuna, con todos los pelos erizados. Y del que había sido su amigo, el Señor del Mundo, le llegó esta respuesta :


"Soy el Tiempo, el Destructor de mundos, llegado para la aniquilación de estos ejércitos. Aunque tú no estuvieses, esos que están a punto de morir no vivirían . ¡Ahora, ve ahí! Haz como si matases a esos que yo ya he matado. Haz lo que es tu deber y no sientas aflicción ni miedo".


En India "llevar a cabo lo que es el deber" significa, "llevar a cabo sin cuestionar nada el deber asignado a tu casta". Arjuna era un noble y su deber era luchar. En Occidente, no obstante, ya no pensamos de esa manera; y por ello el concepto oriental del infalible mentor espiritual ya no tiene sentido entre nosotros . No funciona y no lo hará.

Taoly

Sanchezky